Mensaje del Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia Unida Mexicana Hernán Castillo Ortega:

La imagen puede contener: 1 persona, de pie

LOS TEMACHTIANI

Mucho más que maestros en Tenochtitlán

Los Temachtiani, los maestros mexica de escuela, eran verdaderos eruditos cuidadosamente designados, pues de ellos dependía la enseñanza de los conocimientos atesorados en los códices. El maestro podía proceder de cualquier estrato social, pero debía ser un hombre maduro (omacic oquichtli), con el corazón puro y de rostro sabio, respetable por sus costumbres y sus buenos procederes. Debía, además, ser capaz de lograr de cada alumno “un rostro y un corazón” (in ixtli in yollotl).

Mediante esta ilustrativa descripción del Temachtiani podemos percatarnos de que el maestro náhuatl tenía dos atribuciones principales: por un lado, debía lograr que sus discípulos conocieran y desarrollaran un rostro sabio; y por otro lado los hacía buscar, desarrollar y perfeccionar su voluntad, humanizándola y haciéndola inquebrantable.

En la sociedad mexica el maestro era objeto de admiración y de respeto por parte de sus discípulos y de la sociedad en su conjunto. Pues en su persona reflejaba la sabiduría encarnada.

Además de su condición de maestro-sabio versado en astronomía, artes, administración tributaria, matemáticas, técnicas de construcción y agricultura, en la sociedad mexica el Temachtiani tenía un lugar prestigioso en la escala social. Prueba de esto es que generalmente residía en los templos y que era consultado con veneración para escuchar sus sabios consejos en asuntos de diversa índole, como la siembra, los nacimientos y relación con las energìas creadoras.

Feliz día del Maestro…!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *