Historia de la Revista Simbolismo Libre

La vida de nuestra institución trasciende como la nueva potencia masónica que representa, agraciada de ser la Gran Madre Logia de la República Mexicana, al ser heredera pura del simbolismo libre que otorga la ancestral fraternidad masónica, la llamada asamblea de fusión, constatamos en un documento del cuatro de mayo de 1886; que el cargo de gran secretario recae en la personalidad del venerable hermano F.S.  Loperena.

Las plumas de aquella época plasmaron la vida diaria de nuestra noble institución, a pesar de las distancias y sin la tecnología que hoy en día gozamos le Gran Logia Unida Mexicana guardaba relaciones con grandes potencias como:

  • Perú,
  • Grecia,
  • Rumania,
  • Escocia,
  • Francia,
  • Venezuela,
  • Nebraska,
  • Alabama,
  • Chile,
  • Colombia,
  • Luisiana,
  • Brasil,
  • Italia, y
  • Turquía, entre otras.

Estrechamiento mutuo que muestran el reconocimiento desde su surgimiento como gran logia simbólica en nuestra patria.

En esa misma publicación del año de 1886 de la Cadena de Unión, el Gran Secretario FS Loperena de la Gran Logia Unida Mexicana: publicó la carta del hermano Vicente Reyes Torres representando a la Gran Logia Simbólica Independiente Mexicana dirigida a la Gran Logia de Utha, en ella mostraba su desacuerdo por no haber reconocido el pacto de amistad entre ambas potencias masónicas, los norteamericanos alegaron con ligereza que la Independiente Mexicana no era un cuerpo masónico legalmente constituido, para el efecto el hermano citado hizo una relatoría de la fundación de la Gran Logia Simbólica Independiente Mexicana a través de sus logias Obreros del Templo 12 y Lumen 13, así como su reconocimiento por la Gran Logia Unida de Colón e Isla de Cuba, que en su momento habla dirigido a todas las grandes logias del mundo; por lo tanto la Independiente Mexicana celosa de su propia dignidad, protesta, no contra la negativa de reconocimiento si no contra la injusta declaratoria de ser un cuerpo masónico ilegal.

Con estas letras podemos clarificar que el órgano de información de la Gran Logia Simbólica Independiente Mexicana antes de fusionarse era el boletín llamado «La Cadena de Unión», y lo continuó siendo de Gran Logia Unida Mexicana pues ahí se describen las logias constituyentes del año 1886 en su número 57, redactaban:

  • Esteban Morales,
  • Miguel Reyes Torres,
  • Francisco A. Domínguez,
  • José Miguel Macías,
  • Vicente Reyes Torres y,
  • Enrique M. Reyes.

Aquí describimos a citadas logias:

Tres años más tarde en 1889 esta entidad masónica gozaría de otro órgano de divulgación oficial, sería conocido como «SIMBOLISMO LIBRE» a cargo de la gran secretaría, documento donde se dejó constancia de la vida diaria de la masonería veracruzana, en los ejemplares se distingue las relaciones y estrechamiento de amistado con logias simbólicas como la «Luz» de Tepic Nayarit, la logia “Igualdad» de Tamaulipas, la logia «Alpuche Infante” y “S. Juan Bautista” del estado de Tabasco. 

En este mismo periodo de 1889 la respetable logia simbólica Benemérito de las Américas constituyente de Gran Logia Unida Mexicana, acordó promover la erección de un monumento para honrar y perpetuar la memoria del Benemérito mexicano Benito Juárez, cuyo nombre es hoy la bandera junto a la que nos agrupamos los mexicanos que amamos la Libertad y el Progreso, entrañados en nuestra carta fundamental y en las sabias leyes de reforma.

Dado lo anterior la Gran Logia Unida de México, da cabal y estricto cumplimiento al artículo 72 de su Constitución, mismo que a la letra dice:

Art. 72.- Editorial

  1. Cuidará que se publique con la debida regularidad la Revista Simbolismo Órgano Informativo Oficial de la Gran Logia, conteniendo literatura masónica, que sirva para elevar el nivel cultural de los miembros de la orden y los acuerdos y demás disposiciones de la Gran Logia, del Muy Respetable Gran Maestro y de las Logias.

II.-    Remitirá puntualmente cada número de la revista Simbolismo a las Grandes Logias del país, miembros de alto cuerpo y logias de la jurisdicción.

III.- Comunicar a las logias de la obediencia todos aquellos escritos de interés masónico, o actividades de las Logias, o de las comisiones que no haya podido publicar.

IV.- Editará y publicará lo relacionado con literatura masónica, liturgias de los tres grados, leyes y reglamentos y la Constitución y en general toda la papelería que se requiera para el buen funcionamiento de la Gran Logia y de sus Logias.

V.- Presentará un informe de actividades trimestral.

Puntuación: 1 de 5.